Concupiscencia o demonios

Concupiscencia o demonios

Los demonios se apoderan de nuestras mentes débiles y ayudan a que saquemos cada una de esas debilidades para alimentarse de ellas convirtiéndolas así en nuestras  concupiscencia  mas oculta en nuestro interior solo para corromper nuestra mente y así hacernos mas débiles cayendo a la merced de ellos.

 

Cada ves que nuestro ser se sienta inconforme o insatisfecho por alguna razón o situación ellos se van alimentando hasta el punto de crecer a gran tamaño solo con nuestra ayuda.

Cada insatisfacción que tengamos le da mas fuerzas para destruirnos ya que solo nosotros le damos esa fuerza para poder destruirnos o manejarnos a sus antojos.

 

Debemos quitarles ese poder pero aunque lo intentemos ellos saben que somos débiles y así recordándonos nuestras debilidades y deseos ocultos los podrán trasformar en ese poder que necesitaran para destruirnos.

 

No nos damos cuenta que cada ira, rabia, odio, celos, egoísmos o tan solo inconformidad con nosotros mismos a base de nuestra forma de vernos o que nos vean o de como nos halan y humillan nosotros de la manera en la que obremos le damos ese poder.

 

Si pensamos que solo sintiendo cada una de nuestras concupiscencias  aunque sea por pocos días o meses ellos nos dejaran de molestar nos equivocamos ya que una ves dada esa autoridad ya ellos no te dejaran en paz sino que día a día seguirán tratando nuevamente de llevarte al mismo nivel en el que puedan destruirte.

 

Definamos lo que dice el diccionario:

 

En la teología cristiana, se llama concupiscencia a sentir deseos no gratos a Dios. De acuerdo con su etimología de concupiscencia, de cupere se refiere a la propensión natural de los seres humanos a mantener relaciones sexuales, ​ y a partir de ahí a obrar el mal, como consecuencia del pecado original. Wikipedia

 

Cuando llamamos demonio a una de esa concupiscencia es por que nada bueno procede de un demonio ya que ellos solo instan al mal. Vemos que nuestra naturaleza pecaminosa nos lleva a darle ese poder a cada uno de esos demonios que se levantan en nuestro interior y muchas veces no podemos controlar.

 

Hasta que Dios nos quite de este mundo vamos a seguir teniendo lucha contra nuestra carne y el espíritu que mora en cada uno de nosotros por medio del Espíritu Santo así que no nos será fácil pero saben con Dios todo lo podemos eso es si permitimos que El sea quien dirija nuestras vidas hasta que llegue ese momento maravilloso que todos esperamos.

 

Reflexión tratemos que en cada situación de nuestras vidas le quitemos el poder a esos demonios que nos pueden destruir y así se alejen y nos dejen en paz ya que solo resistiendo a ellos, ellos huirán de nosotros.

 

Recuerden que no he puesto citas bíblicas solo por que no lo quise hacer en este momento ya que pienso así cada uno de los que lean esta reflexión no se sentirá presionado con tan solo poner cada cita bíblica Dios les continúe bendiciendo.

 

    Comments

    No comments yet. Why don’t you start the discussion?

    Leave a Reply